Pensament crític Uncategorized

La isla de Kant

Deja un comentario

“No sólo hemos recorrido el territorio del entendimiento puro y examinado cuidadosamente cada parte del mismo, sino que, además, hemos comprobado su extensión y señalado la posición de cada cosa. Ese territorio es una isla que ha sido encerrada por la misma naturaleza entre límites invariables. Es el territorio de la verdad -un nombre atractivo- y está rodeado por un océano ancho y borrascoso, verdadera patria de la ilusión, donde algunas nieblas y algunos hielos que se deshacen prontamente producen la apariencia de nuevas tierras y engañan una y otra vez con vanas esperanzas al navegante ansioso de descubrimientos, llevándolo a aventuras que nunca es capaz de abandonar, pero que tampoco puede concluir jamás. Antes de aventurarnos a ese mar para explorarlo en detalle y asegurarnos de que podemos esperar algo, será conveniente echar antes un vistazo al mapa del territorio que queremos abandonar e indagar primero si no podríamos acaso contentarnos con lo que contiene, o bien si no tendremos que hacerlo por no encontrar tierra en la que establecernos. Además, ¿con qué títulos poseemos nosotros este mismo territorio? ¿Podemos sentirnos seguros frente a cualquier pretensión enemiga?” Kant, Crítica de la razón pura

Lejos de los salones y de las aulas un día de estos oía contar el recorrido de una investigación de muchos años, en este caso científica. Esa historia me hizo pensar en la Isla Verdad de Kant, rodeada por la patria de la ilusión, tan engañosa y peligrosa para los navegantes. ¿Cómo progresaría el conocimiento si no fuera por los que se arriesgan? El mismo Kant por ejemplo puso los límites, y eso quiere decir que vio a un lado y a otro de la tierra. Jung se adentró en este océano borrascoso y ancho, Zambrano lo hizo también para definir la razón poética. Muchos pensadores, científicos, poetas o artistas en general debieron mirar la tierra que habitaban, la de la verdad, y debieron sentir alguna inquietud y hasta hastío. También lejos, pero de la configuración de la realidad y la ordenación de los sentidos que ejecuta el entendimiento, ¿habrán encontrado tierra en la que establecerse?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

13 − trece =

Imprimir Imprimir